Cirugía Refractiva

¿Qué es la cirugía refractiva?

Es un procedimiento quirúrgico que utiliza el laser para tratar los defectos refractivos del ojo, como miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia y/o la combinación de cualquiera de ellas.

Dependiendo de la edad, la graduación y las características específicas de cada ojo, se utilizará, dentro de las diferentes técnicas, la más adecuada para conseguir con éxito el resultado esperado. El objetivo de estas diferentes técnicas es igualar los niveles pre-operatorios con sus elementos correctores, gafas y lentillas, de tal forma que pueda prescindir de ellos obteniendo la misma agudeza visual.

¿Qué es la cirugía refractiva?

Es un procedimiento quirúrgico que utiliza el laser para tratar los defectos refractivos del ojo, como miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia y/o la combinación de cualquiera de ellas.

Dependiendo de la edad, la graduación y las características específicas de cada ojo, se utilizará, dentro de las diferentes técnicas, la más adecuada para conseguir con éxito el resultado esperado. El objetivo de estas diferentes técnicas es igualar los niveles pre-operatorios con sus elementos correctores, gafas y lentillas, de tal forma que pueda prescindir de ellos obteniendo la misma agudeza visual.

Existen unos requisitos mínimos genéricos:

^

Edad mínima de 20 años —siempre y cuando no este indicado un Lasik pediátrico—.

^

Información exhaustiva de las ventajas e inconvenientes para que el paciente decida libremente.

^

Es preciso que el paciente presente una graduación estable al menos un año previo a la intervención.

^

No está indicado en personas embarazadas o en periodo de lactancia.

^

Tampoco está indicado en pacientes con corneas alteradas o la patología del queratocono.

Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo

Existen muchos defectos habituales que afectan a las complejas funciones de nuestra visión. La miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son lo que llamamos defectos refractivos que nos impiden ver las imágenes enfocadas. Se dice que un ojo tiene un defecto refractivo cuando la potencia de sus lentes (cristalino + córnea) no se corresponde con la distancia a la que se encuentra la retina, ya sea porque la distancia a esta sea demasiado pequeña (hipermetropía) o demasiado larga (miopía).

Cerca de un 30% de la población padece miopía siendo estos defectos muy frecuentes. La hipermetropía se va haciendo más manifiesta con la edad y así la padece un 20% de los pacientes a los 40 años, pero la cifra aumenta hasta un 60% de la población a los 70 años de edad. El astigmatismo lo padece entre un 20-40% de la población y se combina con miopía o hipermetropía.

Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo

Existen muchos defectos habituales que afectan a las complejas funciones de nuestra visión. La miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son lo que llamamos defectos refractivos que nos impiden ver las imágenes enfocadas. Se dice que un ojo tiene un defecto refractivo cuando la potencia de sus lentes (cristalino + córnea) no se corresponde con la distancia a la que se encuentra la retina, ya sea porque la distancia a esta sea demasiado pequeña (hipermetropía) o demasiado larga (miopía).

Cerca de un 30% de la población padece miopía siendo estos defectos muy frecuentes. La hipermetropía se va haciendo más manifiesta con la edad y así la padece un 20% de los pacientes a los 40 años, pero la cifra aumenta hasta un 60% de la población a los 70 años de edad. El astigmatismo lo padece entre un 20-40% de la población y se combina con miopía o hipermetropía.

Miopía

Este término describe un defecto que hace que una persona vea bien objetos de cerca, pero no los situados a cierta distancia. La miopía se debe a que los rayos de luz se enfocan antes de alcanzar la retina. Esto suele ocurrir cuando el globo ocular es demasiado largo.

Una persona con miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos, lo que puede conducir también a dolores de cabeza, estrabismo, incomodidad visual e irritación del ojo.

Miopía

Este término describe un defecto que hace que una persona vea bien objetos de cerca, pero no los situados a cierta distancia. La miopía se debe a que los rayos de luz se enfocan antes de alcanzar la retina. Esto suele ocurrir cuando el globo ocular es demasiado largo.

Una persona con miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos, lo que puede conducir también a dolores de cabeza, estrabismo, incomodidad visual e irritación del ojo.

Hipermetropía

Describe un defecto que hace que una persona vea bien objetos lejanos, pero no los que están situados cerca. La hipermetropía se debe a que los rayos de luz están dirigidos a enfocarse en un punto más allá del plano de la retina. Esto suele ocurrir cuando el globo ocular es demasiado corto.

Es un defecto refractivo hereditario en la mayoría de las ocasiones, comienza a presentar síntomas visuales a medida que nuestra acomodación o sistema de enfoque de nuestros ojos va disminuyendo.

Hipermetropía

Describe un defecto que hace que una persona vea bien objetos lejanos, pero no los que están situados cerca. La hipermetropía se debe a que los rayos de luz están dirigidos a enfocarse en un punto más allá del plano de la retina. Esto suele ocurrir cuando el globo ocular es demasiado corto.

Es un defecto refractivo hereditario en la mayoría de las ocasiones, comienza a presentar síntomas visuales a medida que nuestra acomodación o sistema de enfoque de nuestros ojos va disminuyendo.

Astigmatismo

El astigmatismo da como resultado imágenes borrosas o poco definidas, tanto de cerca como de lejos. Se produce cuando la cornea tiene forma de balón de rugby —con una curva pronunciada hacia un lado, en un eje, y otra mas plana hacia el otro— en lugar de ser redondo como una pelota de baloncesto. Esta forma desigual hace que los rayos de luz que entran en el ojo se enfoquen a diferentes distancias de la retina, en lugar de enfocarse en el centro de la misma —la mácula—.

Astigmatismo

El astigmatismo da como resultado imágenes borrosas o poco definidas, tanto de cerca como de lejos. Se produce cuando la cornea tiene forma de balón de rugby —con una curva pronunciada hacia un lado, en un eje, y otra mas plana hacia el otro— en lugar de ser redondo como una pelota de baloncesto. Esta forma desigual hace que los rayos de luz que entran en el ojo se enfoquen a diferentes distancias de la retina, en lugar de enfocarse en el centro de la misma —la mácula—.

Técnica Lasik

Estas dos técnicas son las más extendidas por su eficacia y seguridad, consisten en la modificación de la córnea mediante la aplicación del Láser Excimer. Durante la operación se aplica el láser, durante 15 y 45 segundos —dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar—. Es frecuente la sensación de sequedad por lo cual están indicadas lagrimas artificiales. Esta sequedad irá mejorando paulatinamente. Los halos o deslumbramientos nocturnos, con nuestras nuevas tecnologías, se minimizarán y llegarán a desaparecer. Para evitar la temida infección en ambas técnicas prepararemos al paciente con un antibiótico unas horas antes de la intervención y después de la misma el paciente deberá de seguir un tratamiento de antibiótico y antiinflamatorio durante una semana.

Dependiendo de dicha aplicación podemos hablar de:

Técnica Lasik

Estas dos técnicas son las más extendidas por su eficacia y seguridad, consisten en la modificación de la córnea mediante la aplicación del Láser Excimer. Durante la operación se aplica el láser, durante 15 y 45 segundos —dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar—. Es frecuente la sensación de sequedad por lo cual están indicadas lagrimas artificiales. Esta sequedad irá mejorando paulatinamente. Los halos o deslumbramientos nocturnos, con nuestras nuevas tecnologías, se minimizarán y llegarán a desaparecer. Para evitar la temida infección en ambas técnicas prepararemos al paciente con un antibiótico unas horas antes de la intervención y después de la misma el paciente deberá de seguir un tratamiento de antibiótico y antiinflamatorio durante una semana.

Dependiendo de dicha aplicación podemos hablar de:

Lasik

Esta técnica actúa en el interior de la cornea. Para ello tallamos una lamina en la superficie de la cornea —flap corneal— que levantamos permitiendo al láser trabajar sobre capas un poco más profundas de la misma. Posteriormente el flap se coloca en su lugar sin necesidad de dar puntos de sutura, recuperando de esta manera la anatomía corneal inicial.

Es un procedimiento estable, predecible y la frecuencia de complicación es prácticamente nula. Su postoperatorio es indoloro, no requiere tapar los ojos ni hospitalización. La anestesia se aplicara con gotitas —uso tópico— y su recuperación es inmediata.

Durante la operación se aplica el láser, durante 15 y 45 segundos —dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar—, sobre la capa intermedia de la córnea. Si la técnica es la PRK la aplicación del láser será sobre la superficie (epitelio) de la cornea. Posteriormente, esa capa de tejido corneal se recoloca en su posición inicial sin necesidad de puntos, ya que, por su propia naturaleza, esta se adhiere en unos minutos.

Lasik

Esta técnica actúa en el interior de la cornea. Para ello tallamos una lamina en la superficie de la cornea —flap corneal— que levantamos permitiendo al láser trabajar sobre capas un poco más profundas de la misma. Posteriormente el flap se coloca en su lugar sin necesidad de dar puntos de sutura, recuperando de esta manera la anatomía corneal inicial.

Es un procedimiento estable, predecible y la frecuencia de complicación es prácticamente nula. Su postoperatorio es indoloro, no requiere tapar los ojos ni hospitalización. La anestesia se aplicara con gotitas —uso tópico— y su recuperación es inmediata.

Durante la operación se aplica el láser, durante 15 y 45 segundos —dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar—, sobre la capa intermedia de la córnea. Si la técnica es la PRK la aplicación del láser será sobre la superficie (epitelio) de la cornea. Posteriormente, esa capa de tejido corneal se recoloca en su posición inicial sin necesidad de puntos, ya que, por su propia naturaleza, esta se adhiere en unos minutos.

PRK

Esta técnica se aplica directamente sobre la superficie de la cornea, se indica sobre todo cuando el paciente tiene una cornea fina y delgada. Su recuperación visual es gradual durante un periodo de 2 ó 3 días, pero igual de efectiva y rápida que el Lasik.

Ponemos una lente de contacto en el quirófano para evitar las molestias originadas por el parpadeo, dicha lente se retirara en 3 ó 4 días.

PRK

Esta técnica se aplica directamente sobre la superficie de la cornea, se indica sobre todo cuando el paciente tiene una cornea fina y delgada. Su recuperación visual es gradual durante un periodo de 2 ó 3 días, pero igual de efectiva y rápida que el Lasik.

Ponemos una lente de contacto en el quirófano para evitar las molestias originadas por el parpadeo, dicha lente se retirara en 3 ó 4 días.