Salud Visual

¿Cómo funcionan nuestros ojos?

Los ojos funcionan de un modo muy parecido a una cámara de fotos. En la cámara, la luz pasa por la lente e incide en la película o el sensor. El objetivo de la cámara está compuesto por varias lentes complementarias, algo similar a cómo trabajan en sintonía la cornea y el cristalino.

Cuando una imagen pasa por la cornea, los rayos de luz que la componen cambian de dirección para concentrarse en el cristalino. El cristalino enfoca la luz, los colores y las formas en la retina, acomodando su curvatura según la distancia del objeto observado bien sea de cerca o de lejos. La retina registra estas imágenes y las envía al cerebro. Algunas veces la forma del ojo y de sus partes no enfoca la luz adecuadamente, y puede dar lugar a problemas de visión bastantes habituales como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

Contrayendo y relajando los músculos que forman el cuerpo ciliar, se puede enfocar la vista sobre cosas situadas cerca, lejos y en cualquier punto intermedio. Esta función se denomina acomodación.

A medida que nos hacemos mayores, los músculos que controlan el enfoque del cristalino se debilitan y perdemos la capacidad de acomodar. Esto da lugar a un defecto de visión denominado presbicia, comúnmente llamado vista cansada.

¿Cómo funcionan nuestros ojos?

Los ojos funcionan de un modo muy parecido a una cámara de fotos. En la cámara, la luz pasa por la lente e incide en la película o el sensor. El objetivo de la cámara está compuesto por varias lentes complementarias, algo similar a cómo trabajan en sintonía la cornea y el cristalino. Cuando una imagen pasa por la cornea, los rayos de luz que la componen cambian de dirección para concentrarse en el cristalino. El cristalino enfoca la luz, los colores y las formas en la retina, acomodando su curvatura según la distancia del objeto observado bien sea de cerca o de lejos. La retina registra estas imágenes y las envía al cerebro. Algunas veces la forma del ojo y de sus partes no enfoca la luz adecuadamente, y puede dar lugar a problemas de visión bastantes habituales como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Contrayendo y relajando los músculos que forman el cuerpo ciliar, se puede enfocar la vista sobre cosas situadas cerca, lejos y en cualquier punto intermedio. Esta función se denomina acomodación. A medida que nos hacemos mayores, los músculos que controlan el enfoque del cristalino se debilitan y perdemos la capacidad de acomodar. Esto da lugar a un defecto de visión denominado presbicia, comúnmente llamado vista cansada.